miércoles, 21 de diciembre de 2016

Paraíso en peligro. Parte III: Unas nocturnas muy diurnas.


Era el penúltimo día en Doñana, y ansiosos ademas, decidimos intentar ver algunas aves no muy fáciles de ver normalmente, e intentar ver si podíamos al gran felino, el lince ibérico, cosa que no intentaríamos si quiera por la siguiente razón, acabábamos de terminar la jornada de cigüeña negra en arrozales, íbamos con toda la ilusión dirección a la zona, con tan mala suerte de que pinchamos una rueda y hubo que cambiarla y llamar a los del seguro ya que nosotros no podíamos, una vez cambiada apenas quedaba luz y decidimos intentar ver lechuzas o como llaman ahora búhos campestres, empezamos a recorrer la zona y nada ya era casi de noche y apenas había rastro de nuestras compañeras, hasta que con las ultimas luces desde el coche, gire la cabeza y ahí estaba a pocos metros casi como en una cuneta, y alzo el vuelo, colocándose en un pequeño palo de madera mucho más visible, pero apenas sin luz.
Búho campestre nocturno

Pero una de las verdaderas sorpresas vendría después de este avistamiento, ya era de noche, y teníamos que recorrer todavía un largo camino de vuelta, comenzamos a avanzar y de repente, ¡anda una lechuza! Qué bonita era os lo puedo asegurar, total que seguimos avanzando, otra mas, y otra más, así hasta unas 20 lechuzas distintas, eso si todas de noche, por lo que para la foto estaban muy complicadas, pero alguna intente y dentro de lo que cabe no salieron tan mal, gracias a una que aguanto para acabar de terminarse la cena.

Las distintas tomas que obtuve de la lechuza de noche

Lechuza (Tyto alba)

comiendo un ratón.
 
Volveríamos la mañana siguiente, y ultimo día en este precioso y mágico lugar, a ver si teníamos suerte y las podíamos ver con mas luz, salimos antes del amanecer y todavía pudimos ver algunas lechuzas comunes en los postes, ya comenzó a amanecer y desaparecieron las lechuzas, total que nos pusimos a buscar a los búhos, con un par de agradables sorpresas, un pequeño mochuelo que nos observaba atentamente, y un curioso zorro que marcaba su territorio y nos miraba fijamente.
Mochuelo (Athene noctua)

Zorro (Vulpes vulpes)

Zorro marcando su territorio.
 
Entonces ya con una luz de amanecer continuamos sin rastros de nuestros amigos los búhos, pero al dar la vuelta, volvimos a ver a nuestro compañero el zorro, gracias a él pudimos descubrir los búhos, ya que espanto un par de ellos.
Zorro curioso.
 
Y aquí fue cuando empezó el festival de los búhos campestres, llegamos a ver como unos veinte, una especie muy bonita y muy característica, que si estas muy cerca de ellas y alzan el vuelo puedes ver cómo te siguen la mirada girando la cabeza, es una de las más expresivas aves que tenemos en España con esos ojos tan grande y amarillos que llaman tanto la atención, y en mi opinión gracias a ellos es gracias a lo que las podemos localizar, os dejo todo un repertorio de distintos búhos campestres, una especie que cada vez me asombra más todavía .
Búho campestre (Asio flammeus)

Búho campestre

Búho campestre

Búho campestre posado en el suelo.

Búho campestre a la orilla de un canal , al que el paso la pequeña flecha azul por delante.

Búho campestre

Búho campestre camuflado entre las altas hierbas y flores.


Búho campestre entre las espesura.

Búho campestre en vuelo.


Búho campestre, uno de los mejores avistamientos, posado en un poste muy cercano al coche.

Búho campestre

Búho campestre, y para mi la mejor foto de este animal del viaje.

Ya era algo tarde y era hora de volver y estaba más que satisfecho, aunque todavía tenía la espinita clavada d la lechuza común a la que todavía no había conseguido hacer una buena foto, y con buena luz asique regresábamos ya dispuestos a volver a Madrid, y de repente digo ¡Para! A mi padre, paro y echo marcha atrás y ahí estaba, una lechuza la que en cuanto nos vio se voló, no sé ni cómo pude verla estaba casi imposible de ver y lo que es peor aun a contraluz, así que continuamos, y vi otra, nos paramos le hice alguna foto y nos fuimos para no molestarla más, y vimos una tercera, la que sería la definitiva y la más tranquila, ya que se dejo acercar bastante y sin apenas molestias, solo el pequeño inconveniente de la luz que era bastante mala. Pero conseguí sacar alguna foto, y salvar alguna.
Segunda lechuza

Tercera lechuza

Lechuza común  (Tyto alba)

 
Esta lechuza estaba bastante cerca y apenas me hacían falta sacar los aumentos de la cámara.

Esta en mi opinión es la mejor foto de lechuza diurna, sin embargo aunque no es mejor en cuanto a calidad me gusta mas la nocturna con el ratón en el pico.

Retrato de la lechuza.
Muchas gracias, espero que os haya gustado. ¡Felices fiestas y feliz Navidad! Nos vemos n la próxima entrada...
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada